Consejos para elegir un fotografo de bodas

Consejos para elegir un fotografo de bodas

En este artículo quiero hablar sobre algunos consejos para elegir un fotografo de bodas.

Este artículo es perfectamente válido tanto para parejas como para fotografos de bodas. No pretendo criticar ni polemizar sobre un tema como este y más en los tiempos que corren. Simplemente doy mi opinión en la parte que me concierne así como lo que he vivido en este negocio.

¿Os habéis preguntado alguna vez qué hace que elijamos una cosa u otra? ¿Qué hace que los novios se decanten por un fotografo de bodas u otro? ¿Qué factores hacen que nos decidamos por un autor u otro?

Raro es el profesional que no se lo haya preguntado alguna vez a lo largo de su carrera. De hecho y debido a cosas que han pasado recientemente, ha hecho que me plantee seriamente esta pregunta con la idea de poder obtener una respuesta satisfactoria.

Para ponemos en antecedentes voy a contaros lo que me ha pasado y así podréis juzgar adecuadamente.

Recientemente el hermano de un amigo se ha casado en Málaga y a pesar de que yo le hice las fotos al hermano, este que se casaba decidió (él y ella, claro), elegir a otro fotógrafo para que cubriera su boda.

En principio es algo bastante lógico y perfectamente válido. Cada cual decide a quién quiere en su boda y a quién no. Donde viene lo curioso del caso es que ellos mismos me habían comentado que querían que fuera yo y no otra persona quien hiciera su reportaje de bodas. Pero un familiar de la novia, les regaló el reportaje a cambio que fuera la fotógrafa que ella eligiera.

El caso es que, a pesar de que el presupuesto de esta fotógrafa era el doble del que yo les había pasado y de que, y siento decirlo así, la calidad de la fotógrafa no era del gusto de la pareja, ellos eligieron esa opción.

Aunque no venga a cuento, si que quiero reseñar que vía el hermano al que sí le hice las fotografías de boda, los novios no han quedado nada satisfecho con el resultado de la fotógrafa. Es más, de hecho han quedado muy defraudados con las fotografías y con la actitud de la fotógrafa.

No quiero entrar a discutir la profesionalidad o no de esta persona. A fin de cuentas no la conozco, ni la he visto trabajar, ni sé cuál es su estilo fotográfico… ni siquiera he visto su portfolio. Tampoco importa. El objeto del artículo es el porqué se elige un fotógrafo y no otro y dar algunos consejos al respecto desde mi punto de vista.

De este chascarrillo podríamos extraer que, aunque en principio la primera decisión es completamente emocional (les gusta mi estilo, mi forma de fotografiar, mi persona…) finalmente impera la cuestión monetaria (me ahorro el fotógrafo porque me regalan sus servicios).

Esto evidentemente no ocurre en todas las parejas y desde luego no critico esta forma de pensar. Respeto la situación de cada pareja y más con la que está cayendo actualmente en este país. Sin embargo sí que quiero reflexionar un poco sobre los factores que pueden influir en las decisiones de las parejas que requieren nuestros servicios.

FACTORES QUE INFLUYEN A LA HORA DE ELEGIR UN FOTOGRAFO U OTRO.

En principio siempre nos encontramos dos tipos de factores:

– Factores racionales.

– Factores emotivos.

Yo siempre he sido de la idea que el raciocinio debe cumplir una gran parte del proceso de elección (al menos en una gran cantidad de cosas), pero siempre existe un componente emocional que es el que determina la diferencia.

A la hora de elegir un fotógrafo de boda, existe siempre el condicionante que tiene cualquier servicio, que es su coste. La parte racional tiende a, según nuestro presupuesto, discriminar aquellos fotógrafos que se salen de lo que tenemos estipulado. Esta parte racional muchas veces se nubla a la hora de la elección, sobre todo si descubrimos “algo sin lo que podemos vivir”.

Cuántas veces hemos ido con las ideas clarísimas a un centro comercial y nos hemos terminado llevando algo que no necesitábamos, que no podíamos permitirnos y que lo hemos hecho como parte de una compra emocional.

En la fotografía de boda pasa igual.

Sin entrar a clasificar el tipo de cliente que nos puede llegar, el tema del costo del servicio siempre cuenta. Cada vez se ajusta más lo que uno se gasta en la boda y el tema de la fotografía y el video no va a ser menos. Está claro que siempre hay excepciones, pero aquí intento hablar de parejas normales y corrientes con un poder adquisitivo normal.

Está claro que habrá clientes que sólo piensan en lo que cuesta el servicio pero poco a poco empieza a surgir parejas que buscan un estilo especial, que se decantan por autores específicos y que se dejan seducir por una fotografía de boda más especial. En el fondo creo que tiene que ver con la forma en que la pareja ve la fotografía de boda.

Hay parejas que sólo desean tener un registro de las fotos de ese día, sin importar el estilo y quizás sin importar mucho la calidad (siempre con unos mínimos). Por lo general estas parejas buscan un precio “razonable” tirando a barato. Como digo todo es válido y entiendo perfectamente a estas parejas ya que yo me habré comportado igual en alguna otra situación.

Sin embargo, como digo, cada vez empiezan a aparecer más parejas que entienden la importancia de ese día único en sus vidas y por tanto entienden de la necesidad de que todo lo que surja ese día quede registrado de la mejor forma posible, incluso creativamente.

Suelen ser parejas que miman mucho los detalles de todo lo que rodea a la boda y el tema de la fotografía no va a ser menos. Estas parejas sienten una conexión emocional con las fotografías del autor. Se sienten identificados con las parejas que aparecen en su portfolio o con la filosofía que tiene el autor en particular.

Habitualmente es en el momento de reunirnos con los potenciales clientes cuando sucede esto. Cuando nos conocemos cara a cara y en el transcurso de la charla uno descubre que ya no es un cliente normal con el que hablamos, sino alguien muy cercano, con unas ideas similares a las nuestras y con unas expectativas parecidas de lo que queremos conseguir el día de la boda.

En ese momento es cuando realmente estamos decidiendo que queremos que sea este, en particular, el fotógrafo de nuestra boda. Aquel que cuente la historia de ese día único en nuestras vidas.

En el fondo parece un cortejo. Si lo analizamos fríamente, siempre son las sensaciones y los sentimientos los que nos mueven a hacer determinadas cosas: Comprar, ver, probar algo… Algo se despierta en nosotros y se mete en la cabeza. A veces como una pequeña idea, otras veces calando muy hondo. Pero ahí permanece hasta que sale a la luz. Lo terminamos visualizando como nuestro, como si ya lo tuviéramos, como si fuera él el fotógrafo nuestro…

0005 Fotografo bodas Malaga - Juan Justo

CONSEJOS PARA ELEGIR A UN FOTÓGRAFO DE BODAS.

No me quiero alargar más. Para terminar quisiera dar una serie de pautas que deberían tener los novios en cuenta a la hora de contratar a un profesional determinado:

Que te guste realmente el trabajo que hace. Es lo fundamental. Por muy barato que alguien sea, si no te gusta su trabajo o no te sientes identificado, al final siempre tendrás algo con lo que no estarás satisfecho completamente.

Que te transmita lo mismo en persona que lo que te ha transmitido sus fotos. Creo fundamental que la concordancia de filosofías es fundamental. Una persona que en sus fotos transmita buen rollo, también debería hacerlo en persona. Para ello es muy importante leer su biografía, que suele poner en su propia web o buscar referencias de él.

Que sea profesional. A pesar de lo “guay” que pueda ser, que demuestre seriedad con el trabajo que realiza. Es importante que os proporcione seguridad en este aspecto, ya que ese día no hay margen para error. Si os quedáis sin fotógrafo os quedáis sin fotografías de boda. No hay un servicio de 24 horas de fotógrafos de boda (al menos por ahora).

Que tenga las cosas claras, tanto en su filosofía personal como en el trabajo que te va a desempeñar. Esto se traduce en que sepa decirte claramente los límites del contrato que vais a realizar: horarios, servicios, precios…

Que le de la importancia que merece su trabajo. Es algo que se nota quien tiene claro lo que vale su trabajo y quien quiere captar un cliente a toda costa. Y ya no digo por la cuestión monetaria, sino por cómo trata cada una de las imágenes que toma, cómo habla de ellas,…

Que sea una persona accesible. A medida que llega la fecha del evento se hace necesario concretar muchas cosas y no hay nada como no tener la certeza de poder contactar con alguien cuando lo necesitas.

Como siempre, esto es sólo mi humilde opinión. Espero que nadie se sienta aludido directamente ya que sólo he querido plasmar mis ideas personales sobre este tema, reflejando mis propias vivencias en mi forma particular de ver la fotografía de boda.

Por lo demás, como siempre espero los comentarios y críticas. Me encanta debatir y contrastar ideas… Así que, ¡animaros a dejar algún comentario!

Sed felices.

Fotografia de bodas Lucia y Eduardo - Juan Justo 11
Prev ¿Cómo de importante es para tí la fotografia de bodas?
Next Preguntas frecuentes - La preboda
Fotografía preboda Nora y Manuel - Juan Justo 26

Leave a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Todas las imágenes están protegidas por los derechos de autor.

Contacta para cualquier duda en: hola@juanjusto.com