¿Cuál es tu estilo de fotografía de boda?

¿Cuál es tu estilo de fotografía de boda?

La fotografía de boda está experimentando un gran cambio. Basta con echar un vistazo a los álbumes de boda de hace unos años para darse cuenta cómo han evolucionado y cambiado, casi siempre parejo a las nuevas tecnologías.

El hecho de que actualmente las cámaras fotográficas réflex profesionales y semiprofesionales sean tan asequibles para el público en general, ha hecho que la fotografía de boda tome un cariz de creatividad, siendo esta tan distinta como distintas son las personas que toman las fotografías.

También está el hecho del procesado que recibe posteriormente la fotografía, dando rienda suelta a acabados increíbles en algunos casos y no tan increíbles en otros. Como siempre, hay gustos para todos.

Esto, que muchos profesionales pueden tachar de intrusismo, creo que en definitiva ha ayudado mucho a la fotografía en general y a la fotografía de boda en particular, haciéndola más creativa y sacándola del encasillamiento de las poses rígidas de estudio y de los fondos florales (por poner sólo un par de ejemplos). Y que quede claro, no tengo nada en contra de dicha fotografía, aunque particularmente no la comparto ni practico.

Está claro que esta “competencia” entre tantas personas que buscan una fotografía original de un evento tan fugaz, hace que nos pongamos las pilas y busquemos siempre nuevas soluciones a una fotografía que está muy viva y que día a día se inventan cosas nuevas.

En este sentido, la fotografía de boda ha tenido que saber reinventarse, como cualquier negocio, buscando adaptarse a las nuevas tendencias y a las nuevas exigencias de los novios, que cada vez buscan más diferenciarse y salir de lo común.

Así han surgido distintos estilos de fotografías de boda, creando a su vez un animado debate alrededor de cada uno de ellos. Dependiendo de con quien se hable, tenemos distintas definiciones: tradicional, artístico, emotivo, periodístico, fantástico, espontáneo… Cada uno con sus peculiaridades, pero siempre con un denominador común que es la búsqueda de la creatividad.

Y yo personalmente pienso que el hecho de existir estilos distintos no nos tiene que encasillar en uno u otro. Habrá gente que diga que uno debe tener una coherencia en su trabajo para que el cliente sepa a qué atenerse. Bien, eso puede ser un tema aparte, pero el hecho de que te muevas a gusto en un estilo en particular no debería ser razón suficiente para que te encasilles y no te salgas de dicho estilo.

Creo que en un reportaje de bodas hay tiempo y situaciones para muchos estilos, y aunque uno tenga una coherencia en su trabajo y en el reportaje en sí, suelen darse situaciones en que se mueva entre dos o más estilos.

Por ejemplo, yo les suelo decir a los novios que a mí me gusta contar la historia del día, sin interferir en los acontecimientos, como un mero espectador. Pero está claro que hay situaciones en que el ojo del fotógrafo se adelanta a los acontecimientos y puede ser necesario intervenir (colocando quizás a los novios), para obtener una fotografía fuera de lo común. Entonces, ¿tengo un estilo fotoperiodístico o tradicional, por hacerlos posar? Pues como digo, creo que se pueden dar situaciones de todo tipo de estilos, lo importante a fin y al cabo, es que nuestro trabajo final tenga una coherencia y que satisfaga a la pareja de novios.

03-fotografo-bodas-malaga-juanjusto-seleccion

Como dije anteriormente, este tema crea curiosos debates sobre qué estilo es mejor o cual peor. O incluso los puristas y los no puristas… como si eso importase.

Como si eso no fuera ya realmente poco importante sobre todo a la hora de la búsqueda de una creatividad en un ámbito de la fotografía que durante tantísimo tiempo ha estado falto de él.

Personalmente me gusta beber de todos los estilos y creo que eso puede definir el mío propio. No soy el inventor de la rueda, ni mucho menos, simplemente me considero una persona a la que aún le queda muchísimo por aprender y que quiere seguir aprendiendo y evolucionando, no cerrando ninguna puerta.

Por eso, aunque intento que mi trabajo mantenga una cierta línea (seguramente algún día pondré algún post al respecto), procuro buscar lo más conveniente en suponiendo qué situaciones. Me gusta trabajar la fotografía espontánea, narrar la historia tal cual va sucediendo sin interferir, pero si necesito mover a los novios, o ponerlos en determinada actitud en alguna ocasión, lo haré.

En el fondo, lo importante es que uno esté satisfecho con su trabajo y que los novios también lo estén.

Hay que aprender y seguir aprendiendo. Tantear los distintos estilos de fotografía que hay y mientras tanto, ir creando un estilo propio con el que estar realmente a gusto. Puede que tengas una idea muy clara de lo que te gusta y lo que no, pero siempre se ha de conocer qué se suele hacer en otros ámbitos o estilos para saber aprovecharse de lo mejor en cada situación.

Como siempre, esta es mi opinión y siempre está abierta a discusión.

Por lo demás, sed felices y seguid disfrutando de vuestro trabajo.

Consejos para la preboda - Carmen y Alfonso - Juan Justo 06
Prev 10 consejos para vuestra preboda
Next Feliz cumpleaños, mi amor.
Fotografo bodas Malaga 0004

Leave a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Todas las imágenes están protegidas por los derechos de autor.

Contacta para cualquier duda en: hola@juanjusto.com