¿Cómo de importante es para tí la fotografia de bodas?

¿Cómo de importante es para tí la fotografia de bodas?

Hoy quiero hablaros de la importancia que tiene para mi (y espero que para tí también) la fotografia de bodas.

Espero que este post nadie lo entienda como una forma de “justificar” nuestro trabajo, o un intento de captar clientes. Simplemente es una expresión personal sobre una de las cosas que creo fundamentales en un día tan especial como el de una boda.

El objetivo como digo, es una reflexión personal sobre la importancia que tiene la fotografia de bodas, como registro y perduración de los recuerdos del día más importante en la vida de muchas personas y que muchas veces no se tiene en cuenta cuando se está inmerso en los preparativos de boda y los gastos que ello genera.

Comúnmente (gracias a dios que no todo el mundo hace igual), el presupuesto destinado para la fotografía y el video de boda es mínimo. La excusa es clara: hay muchos “amigos con cámaras buenas” que pueden hacer miles de fotos del evento y con ellas nos apañamos.

Hasta cierto punto es verdad, pero conlleva sus inconvenientes, en los cuales muchas veces no caemos.

1º Un amigo al que le encargas las fotos de tu boda, le estás fastidiando la invitación.

Claramente, ese amigo no va a disfrutar de vuestra invitación de boda. No podrá disfrutar de la compañía de la mesa ni de la comida, ni de nada que no tenga que ver con lo que pasa en la sala y con los novios.

Si se molesta mínimamente, deberá estar presente en todos los momentos clave: desde el inicio de los preparativos hasta la fiesta final. Eso si se molesta mínimamente, como digo. También está el otro extremo.

2º En el lado contrario, te puedes encontrar con que tu amigo pase del tema.

“Sí sí, yo te hago las fotos de boda, pero cuando sea la hora del papeo, es la hora del papeo.” Igual que cuando vengan las copas, la tarta o lo que sea. Total, estará como cualquier invitado, completamente distraído de lo que pase con los novios o lo que estos hagan.

Y claro, habrá muchísimos detalles que un profesional conoce y para el que tu amigo no estará preparado (por estar comiendo, bebiendo, charlando…) para captar. Que en parte es lógico, ya que es un invitado.

Cuando esos novios revisen las fotos de la boda a los pocos días, recordarán muchos momentos que no encontrarán en las fotos, y muchos de ellos serán clave.

Los novios, como cualquier otra persona que no conoce profundamente el tema de la fotografía, cae en el error de pensar que una cámara “grande” es una buena cámara. Claro, ahí está el amigo del novio/a que tiene una “peaso” de cámara de 300 € y que por ello, sólo por ello, saca unas fotos increíbles. A lo mejor no cae en que hay una diferencia entre esa cámara de 300 € y los 3000-5000 € que se ha gastado el fotógrafo profesional sólo en lo que tiene en las manos (sin contar el equipo informático que tendrá en casa para procesar las fotos).

Fotografo bodas Malaga 0003

Tampoco habrá caído en las horas de formación y experiencia que ha necesitado para conocer los momentos, situaciones, ángulos y encuadres que favorecen más a los novios.

Y en lo que tampoco habrá caído es en la de horas que hay detrás de esas fotografías de boda que te entrega un profesional, en comparación con las pocas que habrá echado ese amigo.

No me quiero extender más, porque creo que está suficientemente claro este aspecto. Aun así sigue habiendo gente que prefiere ese amigo a un profesional (aunque sea de los “baratos”) con tal de ahorrarse el dinero o de destinarlo a la barra libre (por ejemplo).

El otro aspecto es, que ese dinero mínimo destinado a la fotografía y el video de boda, es el único que va a generar algo perdurará en el tiempo.

Porque cuando la ceremonia acabe, en ese sitio tan caro, cuando acabe el paseo en caballo o el viaje en ese coche de época, o cuando termine el estupendo sabor de ese solomillo a la pimienta sobre una balsa de aceite fermentado con su hojita de perejil,… cuando todo esto acabe, lo único que quedará de ese día tan especial, serán esas fotos y ese video de la boda.

Pensadlo bien. Ni el traje, ni el vestido, ni el solomillo, ni el paseo de caballo, ni nada de eso perdurará más allá del momento en que se usaron. Sólo las fotos y el video nos ayudarán a recordar lo que vivimos ese día y más a medida que pasen los años.

Y desde luego, hay un abismo entre ver esas fotos de nuestro amigo con “cámara grande de 300 €” y las de un profesional, con el acabado y el álbum que este te proporciona.

En definitiva, espero que nadie se sienta aludido por estas palabras. Quienes me conocen saben que soy una persona que me gusta compartir reflexiones como estas y decir las cosas de forma clara, a veces demasiado. Pero no las digo con maldad, sino más bien para llegar al fondo de la cuestión y que no haya dobles sentidos ni malentendidos.

Espero que si alguna pareja de novios leen esto no piensen que estoy valorando cómo se gastan su dinero o dejan de hacerlo. Sé que los novios que han confiado y confían en mí para sus recuerdos de boda lo hacen conscientes del valor que tienen tanto para ellos como para mí la fotografía de boda. Sólo espero que al menos les sirva a alguna pareja para darse cuenta de algo en lo que quizás no habían caído.

Por lo demás, espero que sigáis siendo felices y disfrutando de las fotografia de bodas.

Un saludo a todos.

Next Consejos para elegir un fotografo de bodas
Fotografo de bodas - Nora y Manuel - Juan Justo 39

Leave a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Todas las imágenes están protegidas por los derechos de autor.

Contacta para cualquier duda en: hola@juanjusto.com