Los precios de la fotografia de bodas

Los precios de la fotografia de bodas

Hoy me gustaría hablaros sobre lo que pienso de los precios en la fotografía de bodas.

Sé que es un tema que va a levantar ampollas. Y también sé de buena tinta, que hay fotógrafos que hablan de este tema defendiendo sus precios y tachando de “no fotógrafos”, “malos compañeros” o “poco profesionales” a quienes no comparten su visión sobre el establecimiento de precios de un reportaje de boda. Así mismo hay otros que no lo mencionan o eluden el tema con tal de no entrar en discusiones o que se les tache de lo que ya hemos comentado. 

Pero está claro que en algún momento uno se tiene que posicionar y defender su punto de vista, si realmente está convencido de ello.

Antes de nada, me gustaría dejar claro que yo defiendo el precio de las cosas. Además de fotógrafo de bodas, también soy un consumidor y como tal no me gusta pagar más de lo que estimo que deben costar algo y, a su vez, no tengo reparos en pagar algo que está sobrevalorado, simplemente por el hecho de que gusta o soy un fan de la marca.

Dicho esto, espero que este artículo se entienda como lo que es, una crítica a determinadas opiniones y a determinadas actitudes que se contradicen y que hacen más mal que bien a nuestra comunidad.

Yo soy fotógrafo de bodas en Málaga. A mí personalmente me hace gracia cuando se habla de un precio mínimo que debería tener todo reportaje de bodas. Se habla de 1000-1500 € en España y de mucho más en EEUU y otros países. También se dice que rebajar esos precios le hace un flaco favor a la comunidad y al negocio y que quienes lo hacen deben ser despreciados o tachados de todos menos de profesionales.

A ver si nos aclaramos. Los precios no los ponemos nosotros, los ponen nuestros clientes. Eso es así y siempre lo será y más cuando existe una sobre oferta de servicios. Querer plantarnos en un mínimo que debe tener el reportaje, tiene su lógica y por supuesto no le falta razón. Pero no hay que olvidar que esto es un negocio que da de comer a personas y que cuando no se vende, no se come. 

Yo defiendo que todo trabajo tiene su valor, máxime cuando este trabajo exige unos conocimientos, una dedicación y un instrumental que no todo el mundo posee. Lo malo es que estas tres cosas están al alcance de muchas personas ya y por tanto existe esa sobre oferta de servicios fotográficos.

También tengo claro que antes que cobrar un servicio a 1000 € prefiero cobrarlo a 2000 €, no soy idiota. Pero como digo, no soy yo quien pone los precios, sino el mercado, que básicamente lo componen los novios y novias que se casan y buscan quién puede hacerles el reportaje.

Lo realmente gracioso del tema, es que quienes principalmente luchan a capa y espada porque los precios tengan un mínimo, son aquellos que abogan por un tipo de cliente especial: “Aquel que conoce el verdadero significado del arte que hay detrás de la fotografía de bodas y el que no busca una lucha de precios bajos, sino que pagarán lo que quiera ese fotógrafo”.

Fotografía boda Monica y Perttu - Juan Justo 20

Fotografo bodas MalagaPues entonces, ¿a qué vienen comentarios despectivos cuando hay otros fotógrafos, bien porque se inician o bien porque quieren sobrevivir en el mercado, que tienen unos precios bajos y se decantan por ese otro tipo de cliente que lo que busca es algo BBB (Bueno, Bonito y Barato)? 

Parece como si tuvieran algo que temer de aquellos fotógrafos que bajan los precios y se quedan con clientes que, “supuestamente”, no son su target. Como si el hecho de tener unos precios bajos, hiciera que ese cliente que busca un determinado autor, un determinado estilo para el día de su boda y que en definitiva quiere algo especial, por el hecho de encontrar alguien más barato, se fuera a ir corriendo con él.

Eso a mi modo de verlo, denota falta de seguridad y confianza en el trabajo que uno desempeña. 

Yo creo que si uno confía en el trabajo que hace y en estilo que tiene, el hecho de que haya otros fotógrafos más baratos no debería importarles, sabiendo que ellos mismos están orientados al público objetivo concreto.

Siempre han habido marcas que a pesar de ser buenas, tenían un precio más bajo que otras más conocidas. Y a ninguna de las dos marcas les ha faltado clientes, ya que hay suficiente mercado para todos y cada uno busca aquello que más se acerca a sus intereses.

El tema de los precios mínimos tenía su lógica cuando los fotógrafos de bodas eran cuatro gatos y podían cobrar lo que querían. Ahora, cualquiera puede acceder al equipo, al conocimiento y puede tener la dedicación necesaria para conseguir fotografías espectaculares.

Quienes se preocupan por la lucha de precios, deberían revisar lo que ofrecen tanto ellos como su competencia y valorar lo que entrega a las parejas. Muchas veces los precios no se revisan y nos creemos que nuestro superes tilo fotográfico, ahora lo lleva todo el mundo y que por tanto ya no tiene el valor que anteriormente tenía. O que lo que ofrecemos ya hace años que no se lleva o cualquier otra cosa. 

Hay que innovar, cambiar, buscar nuevas alternativas y ofrecer nuevos servicios, cosas que atraigan a nuestros clientes. Ser originales y saber identificar la demanda real que tienen nuestros clientes. Sólo entonces se podrán cobrar los precios que uno ansía. Pero desde luego, ya quedan lejos esos años dorados en los que los fotógrafos de bodas ganaban un pastizal y era una profesión súper guay.

Ahora no deja de ser un trabajador más. Un empresario que ha de conocer muy bien su mercado y saber estar al día sobre cuál es su posición en dicho mercado y en consecuencia, actuar, no criticar. 

No quiero que se saquen conclusiones equivocadas de esto como ya he dicho antes. El trabajo BIEN HECHO, profesional y artístico debe (por obligación) estar bien pagado. Detrás de un fotógrafo de bodas hay cientos de horas de aprendizaje ya que nunca se acaba de aprender, un equipo caro y mucho tiempo fuera de casa (no sólo cuando uno va a una boda). 

Sabiendo esto, una pareja de novios que contrate a un fotógrafo que por 300 € le hace preboda, boda, postboda y, encima, le regala el álbum, debería ser lo suficientemente inteligente para echar unas cuentas y ver que: O bien el material es peor que el de los chinos o no habrá mucha dedicación en el trabajo, porque desde luego no salen las cuentas. A pesar de ello, si cree que es lo que necesita para su boda, no dudará en contratarlo (por mucho que nos empeñemos en hacerles entender el arte y mística que hay tras la fotografía de bodas). 

Habrá quien entienda lo que quiero decir aquí. Habrá quien lo saque de contexto y habrán los típicos “troles” que sin tener nada que decir, busquen la confrontación… Sea como sea, creo que es algo que hacía tiempo que quería decir.

Que cada uno saque sus propias conclusiones y se decante por el lado que prefiera. Pero que sea cual sea, no hable de él con “la boca chica” como se suele decir y mucho menos, tire piedras contra otro profesional que lo que busca es abrirse espacio en este negocio. 

Un saludo y a ser feliz.

Fotografo bodas Malaga 0001
Prev Marketing para fotógrafos, ¿sí o no?
Next 7 Consejos para mejorar como fotografos
0068 Boda Esther Javi - Club Lew Hoad - Mijas

4 Comments

    • Gracias, Rafa. Quizás no todo el mundo lo vea así, pero desde luego yo llevo viendo esta actitud, sobre todo por publicaciones de «pros» y es que me entra la risa… no se si me explico.

    • Carlos, ¿te reiste porque era mucho o poco? Porque no te creas que es tan descabellado encontrar quien 200 € por las fotos de boda lo ve caro… De todo hay en la viña del señor!

Leave a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Todas las imágenes están protegidas por los derechos de autor.

Contacta para cualquier duda en: hola@juanjusto.com